5 pasos para crear una marca impulsada por un propósito

Cuando todos los instrumentos de navegación fallan, la estrella polaris o estrella del norte es la guía a la que todos los capitanes pueden recurrir para recuperar el rumbo. El propósito juega el mismo rol dentro de la dirección que debe llevar una marca u organización. Es el garante de que todo estará alineado en torno a él y la estrategia definida a su alrededor. 

Los siguientes son los pasos que debes seguir para poder tener una marca impulsada por un propósito:

1) Define cuál es el propósito de tu organización. Para ello puedes recurrir a diversos sistemas. Tratar de hacerlo tu mismo, formándote al respecto. Leyendo libros como: 

Otras fuentes interesantes de inspiración son los textos relacionados con el concepto japonés del IKIGAI, que revela nuestro propósito vital a través de la intersección de 4 preguntas clave.

 

No hay texto alternativo para esta imagen

 

 ¿Qué hay dentro de ti? ¿Qué es lo que amas?

¿Cuál es tú poder?¿En qué eres bueno?

¿Cuál es tu valor?¿Por qué tipo de actividad te pueden pagar?

¿Qué es lo que entregas al mundo?¿Qué es lo que el mundo necesita?

El proceso para encontrar el propósito consiste en hacer las preguntas adecuadas a las personas idóneas. Como organización debes saber ¿Qué impulsa tu negocio y por qué? ¿Qué problema o necesidad resuelves?

Si quieres realizar esta tarea tú mismo, pero sientes que no tienes las herramientas necesarias o te gustaría aprender más al respecto, puedes inscribirte en cursos que te capacitan con las técnicas necesarias para hacerlo. 

Por último, puedes contar con el asesoramiento de profesionales que te guíen en el descubrimiento de tu propósito estratégico. De esta forma se aplicarán metodologías en profundidad para poder definir el mejor propósito posible, aquel en el que converjan todos los grupos de interés de tu marca y los active para trabajar conjuntamente.

2) Vívelo con pasión, debe formar parte del ADN de tu empresa: el propósito debe ser parte integral de todos los colaboradores de la organización y debe conseguir alinear a todos los miembros de la cadena de valor (stakeholders); proveedores, empleados, clientes, sociedad, etc. Todo lo que haces en tu negocio, debe tener al propósito como guía dando incluso forma y sentido a tus productos o servicios.

3) La creatividad es el vehículo: cómo cuentes tu historia y cómo te relaciones, determinará el posicionamiento final de tu marca. El objetivo es involucrar a todas las partes que se relacionan con la marca en una causa común, debes liderar la conversación estableciendo el tono y el mensaje. Por último, de todo el análisis anterior podrás definir las mejores herramientas y medios para hacerlo, así como la frecuencia y los formatos. 

4) Sé constante y coherente: el propósito es un camino de largo recorrido, por eso es esencial definirlo correctamente. Es el estímulo y la motivación para seguir adelante. Debemos ser constantes en nuestras acciones, transmitiendo así nuestro verdadero compromiso con él. Tu propósito debe ser claro en todos los puntos de contacto con tus clientes, internos y externos, para que entiendan qué impulsa tu marca correctamente.

5) Actúa: las acciones hablan más que las palabras. No es suficiente decir simplemente que te importa un problema y que eventualmente harás algo al respecto. El 89% de los consumidores cree que el propósito se demuestra a través de cómo la empresa beneficia a la sociedad (y al medio ambiente). Pero quieren verlo. Esperan que las marcas compartan su impacto a través de todos los puntos de contacto. Decide qué vas a hacer para actuar y hazlo.

Construir una marca impulsada por un propósito es la forma de hacer crecer un negocio que tiene un impacto real. Para hacerlo, debes sentirte empoderado e inspirado para compartir tu historia, crear un cambio con valentía y marcar la diferencia.

Es un camino largo pero merece mucho la pena 

No Comments

Post A Comment