¿Por qué la mayoría de las Startups desaparecen antes del tercer año?

En torno a un 90% de las Startups que inician actividad no superan el umbral de los 3 años. Y las que lo superan llegan a cambiar su modelo de negocio hasta en tres ocasiones. En la necesidad de crecer y hacerlo al mayor ritmo posible se descuidan muchos aspectos estratégicos clave. 

 

La Estrategia son los cimientos de los proyectos exitosos, aquellos que prosperan más allá del corto plazo, en el medio y largo recorrido donde los vientos en contra son más fuertes. Construyamos con planificación para que la estructura no se tambalee cuando alcance más altura.

 

Correr no es el problema, pero sí lo es si no hemos definido la dirección hacia dónde queremos ir y por qué. Todos tus esfuerzos comunicacionales, de marketing y publicitarios pueden ir en tu contra si tu estrategia es incorrecta. Sólo hay algo peor que no tener posicionamiento en la mente de tus consumidores, tener un posicionamiento erróneo.

 

Los cambios de rumbo nos penalizan y alejan de la consecución de nuestros objetivos. Reposicionar una marca es muy costoso, para evitarlo es mejor invertir en estrategia desde la fase inicial.

 

La visión y el propósito cimientan nuestra estrategia en el largo plazo, alumbrando cada paso presente del camino. Tony Hsieh, Consejero Delegado de Zappos, lo ilustra muy bien cuando dice:

 

“Persigue la visión, no el dinero; el dinero acabará por seguirte”.

Hasta aquí todos de acuerdo ¿no?, pero ¿cómo se hace eso de la planeación estratégica, la construcción de marca y el posicionamiento? Me encantaría decir que es algo sencillo, la realidad, es que es un proceso continuo y bien coordinado que exige del alineamiento de todas las áreas de la empresa. Adicionalmente, se debe realizar desde los datos y no desde la intuición. Las corazonadas pueden ser muy valiosas pero siempre deben ser contrastadas y validadas.

 

Las siguientes son un breve resumen de algunas de las partes del proceso:

 

Realizar un profundo análisis del mercado y sus tendencias.

Identificar nuestros consumidores ideales (Buyer Persona)

Entender sus problemas y la mejor forma de satisfacerlos.

Enfocarnos en qué problema solucionamos nos ayuda a empatizar con nuestro público objetivo. Cuanto más sepamos sobre él, más sencillo nos resultará ser relevantes en su mente.

 

Una vez toda la información recabada sea analizada, validada, contrastada y procesada, comenzaremos a vislumbrar los caminos por los que la marca debe transitar para posicionarse con un mensaje y propósitos únicos.

 

¡Perfecto! Ya sabemos con quién queremos hablar y el idioma que debemos emplear. ¿Qué nos queda? ¡Correcto, hablar! Es decir, la ejecución. Cómo lo hacemos, con qué tono, por qué medios (canales) y con qué frecuencia.

 

Todas las medidas tácticas que se lleven a cabo en esta fase deben ser medidas y contrastadas con el plan original para confirmar que la estrategia ha sido correctamente definida y puesta en práctica.

 

Sólo como ejemplo, enumeramos algunas de las acciones que deben ser coordinadas en esta fase del proceso:

 

Relaciones públicas

Comunicación

Growth Hacking

Patrocinios

Email Marketing

Search Engine Marketing (SEM)

Marketing de Afiliación

Marketing de Contenidos o Content Marketing

Posicionamiento en Buscadores (SEO)

Marketing de Participación

Marketing de Recomendación

Publicidad en Redes Sociales

Videomarketing

Marketing a través de Influencers

Telemarketing

Publicidad Impresa

Anuncios en televisión, radio y cine

Product placement

Publicidad exterior (OOH)

Street Marketing

Merchandising

Etc…

Algo abrumador ¿verdad? Si eres Startup, no pierdas la agilidad de una estructura pequeña, es una ventaja competitiva muy valiosa. Mi consejo, busca los mejores aliados en cada fase de tu crecimiento, externaliza servicios, coordina y supervisa pero sobre todas las cosas: construye una base sólida.

No Comments

Post A Comment