Why | Basura para unos, tesoro para otros

Basura para unos, tesoro para otros

Basura para unos, tesoro para otros

¿Te has preguntado qué hay detrás del mítico grito de “Se compran colchones, tambores, refrigeradores, lavadoras, microondas o algo de fierro viejo que vendaaaan”? Pues déjame decirte que detrás de ello hay un movimiento increíblemente grande de reaprovechamiento. Porque sí, aunque parezca increíble, México es uno de los países en donde más se recicla. Aquí desde siempre apreciamos los materiales de cada producto que pensamos que es “basura”.

 

Y empecemos con la principal fuente de contaminación para el país, el PET. En México, al mes se recuperan más de 35,000 toneladas de envases de PET, prácticamente 6 de cada 10 botellas lanzadas al mercado. En un año, se reciclan 420,000 toneladas de PET equivalentes a 16,800 millones de botellas, suficientes para llenar 12 veces el Estadio Azteca, que evitan 1,394 toneladas emisiones de CO2 y ahorran el uso de 1,848,000 barriles de petróleo*.

 

No encontré más información ¿por qué? No lo sé exactamente, pero es muy raro que no podamos tener acceso a datos que son de interés público, algo que lamentablemente es “normal” con temas en los cuales el gobierno tiene asuntos de interés. Lo cual me parece algo injusto para todos, pero ni qué hacerle, toca investigar más por nuestra cuenta.

 

Las iniciativas que el gobierno ha tomado para poder optimizar todos estos procesos de reciclaje terminan siendo beneficiosas para las empresas y para el medio ambiente, ya que al reutilizar el PET y generar nuevos envases es un factor ahorrativo que se refleja en los precios.

 

Todo se convierte en un negocio, la industria del reciclaje en México se estima en 3 mil millones de dólares, de acuerdo con la Asociación Nacional de Industrias del Plástico**. Esto se convierte en un mercado atractivo, aunque para ser realistas, este mercado ya está cubierto por gente que lleva años controlando el flujo de la basura en la ciudad, dado el bajo precio que tienen los residuos, pero que tras su transformación en un nuevo producto pueden aumentar de valor. Por ejemplo, mientras el kilo de vidrio no supera los 50 centavos, artículos de joyería elaborados con dicho material tienen un valor a partir de $200 aproximadamente. Es aquí donde el ingenio y la creatividad surgen, poniendo como ejemplo a tiendas que se dedican a fabricar artículos con productos de vidrio reciclado.

 

Y como este hay una infinidad de proyectos que reutilizan productos para darles una segunda oportunidad, no solo el PET, si no que casi todo se puede tener una segunda vida como la madera, metales que encontramos en productos electrodomésticos, papel, tela, en fin, podríamos seguir nombrando cosas a las que podríamos darle una nueva oportunidad, el límite es la creatividad.

 

Uno de los eslabones más importantes en esto son los recolectores, los que se dedican a recoger la “basura” de todos, esos que con una campana anuncian su llegada, un sonido tan entrañable como molesto, tan ruidosa pero necesaria, el “talan, talan, talan” de la campana de la basura que se ha unido al grupo selecto de sonoridades mexicanas por excelencia.

 

Y que en realidad ellos son los expertos en separar y saber qué materiales son los que pueden ser reutilizados.*
Todos somos responsables. Desde que separas tu propia basura, hasta las grandes empresas que las reciclan.

 

Y en estos tiempos en los que el mindset de cuidar al planeta ha cambiado a través de los años, ha resultado en que nuevamente todos nos preocupamos por cuidar al planeta y reconvivir con la tierra, esto ha ayudado a tomar la iniciativa de muchos para reciclar nuestros desperdicios orgánicos. Cada vez es más común ver proyectos que eduquen y ayuden a reciclar todo eso que pensamos que es lo peor, porque huele mal o por sus desagradables texturas. Sin embargo, saber tratarlos puede convertirse en una enorme ayuda para la producción de los campesinos, huertos urbanos o propios.

 

La composta es la manera más sencilla en la que se pueden reciclar nuestros desechos orgánicos, juntar todo los residuos en un contenedor especial para ellos, tratarlos hasta convertirlos en fertilizante natural con los nutrientes necesarios para las siembras. No se necesita ser una gran composta, solo con tu basura ayudas.

 

Proyectos como Hagamos Composta, quienes te enseñan y te brindan el material para realizar la composta y te regresan la composta como producto final de tus residuos orgánicos.

 

Como siempre las posibilidades de transformarnos en una sociedad amigable que coopera con el planeta están, la decisión para poder lograrlo se encuentra en cada uno de nosotros. ¿Estás listo para ser parte del cambio?

 

*chrome-extension://efaidnbmnnnibpcajpcglclefindmkaj/https://www.ecoce.mx/assets/pdf/boletines_de_prensa/200527_ECOCE_Dia_Mundial_del_Reciclaje.pdf
** https://sostenibles.org/2021/10/27/reciclaje-como-oportunidad-de-negocio/#:~:text=La%20industria%20del%20reciclaje%20en,producto%20pueden%20aumentar%20de%20valor.

No Comments

Post A Comment