Why | Identidad

Identidad

Identidad

El otro día iba caminando por la Alameda Central y entre los puestos donde venden cosas “típicas” de México. Tomé una guayabera de uno de los puestos y no sentí la calidad que he encontrado en una auténtica pieza textil mexicana. Y efectivamente, era una prenda tradicionalmente “pirateada”, hecha en China. La dejé sin decir nada y seguí mi camino.

 

Entonces me topé con varios puestos similares. ¿Qué pasa con la identidad de nuestros productos? Cada vez es más común que se comercialicen prendas y artesanías que aparentemente son representativas de nuestra cultura (que claramente no lo son) y aún más raro encontrar productos que realmente sean hechos por artesanos.

 

Las artesanías representan el 19.1% de la producción cultural a nivel nacional. Y en cuanto al PIB del sector de la cultura, el valor de la elaboración de las artesanías disminuyó en 0.8% en el año 2019, según el estudio del INEGI “Cuenta Satélite de la Cultura de México”.* Esto significa que una gran parte de la producción de artesanías es un ingreso importante para el país y a pesar de que sea un ingreso considerable, los artesanos han sido los menos beneficiados.

 

“Muchas personas suelen solicitar un precio de mayoreo por cierto número de prendas, el problema de lo hecho a mano es que no se lleva ni menos tiempo, esfuerzo, material entre más prendas hagas, al contrario, es mucho más trabajo, más tiempo, cansancio y dedicación, incluso el material sale al mismo costo” Xitlalic López, fundadora de Milagros textiles.*

 

La gente no aprecia el trabajo y dedicación que cuesta hacer un trabajo artesanal. Así que muchas veces optamos por la opción más barata o de fácil acceso, ir a un aparador y escoger la “artesanía” que más te guste. Como los casos que recientemente han generado opiniones divididas donde grandes marcas lanzaron productos con características de ciertas regiones del país.

 

Uno de los ejemplos más claros fue el de la marca Oysho y su bolso que parecía una réplica de las bolsas típicas de regiones de Chiapas. Los ejemplos son muchos y opiniones, más. Pero a mí siempre me ha gustado ver la parte buena de las cosas, porque a pesar de que estas cosas suceden, pueden transformarse en una nueva posibilidad tanto para los artesanos como para extranjeros.

 

Las oportunidades de impulsar a los artesanos de la mano de proyectos como el que menciono, Milagros Textiles. La visión de una chica que quería compartir un poco de la cultura de su Oaxaca natal a través de la venta de ropa, accesorios y talleres de bordado. Esta idea atrajo a turistas e incluso a gente local; impartidos y confeccionados por diversos artesanos y artesanas de distintas regiones del estado.

 

Incluso personas extranjeras que han decidido convertir a México en su hogar, se han dado cuenta de esta situación y han encontrado las oportunidades para apoyar a las comunidades; Nico y Lea, dos franceses llegaron a darle un giro de 360º al mundo de las artesanías en Sayulita, Nayarit.

 

Bajo la premisa de “simplemente trabajamos para lograr que la gente tradicional haga cosas nuevas”, crearon Revolución del Sueño, una tienda en donde fusionan el arte pop y el arte huichol. Parecería que es algo malo o raro para los demás, pero creo que esto es lo que enriquece a nuestro país.

 

Un país rico en cultura, costumbres y sobre todo, gente capaz de inmortalizar nuestra esencia, nuestra identidad.

 

*https://www.reporteindigo.com/indigonomics/artesanias-mexicanas-exportacion-y-venta-cultural/

No Comments

Post A Comment