Why | patria

patria

patria

Cuando André Bretón, el artista que inició el surrealismo visitó México, se maravilló tanto que lo llamó un país surrealista. Y sí, sí lo es.


Un lugar que nació de la leyenda de una gran travesía, para encontrar al águila devorando una serpiente encima de un nopal y que resultó estar en medio de un lago, en donde se edificó una gran ciudad. Y como toda leyenda épica tiene un lado oscuro, que en cualquier momento puede temblar. Y que a pesar de todos los inconvenientes que tengamos, desde el inicio de nuestra historia se enraizó la mentalidad de siempre ver las posibilidades de salir adelante con lo que tenemos a la mano. Ya sea una pala para sembrar o aprender códigos silentes como un puño en alto para indicar silencio y ayudar a encontrar personas con vida entre los escombros.


Así de fuerte es este país.


No importa si un día tuviste un problema en la calle con alguien, al siguiente día la misma persona puede estar ayudándote sin pensarlo.


Historias como esas hay muchas y nunca terminaríamos de contarlas. Pero sin ellas, no seríamos lo que hoy en día somos, una potencia dormida. Porque siempre lo he pensado, lo tenemos todo para convertirnos en una de las principales potencias mundiales, con nuestra cultura, nuestros lugares turísticos, nuestra gastronomía y lo más importante, nuestra gente.


Me atrevo a decir que en este país tenemos a las personas más creativas del planeta (y tengo la suerte de contar en mi equipo con los mejores). Piénsenlo bien, sin nuestros inventos y hallazgos, el mundo no sería como lo conocemos. Hemos impactado a la humanidad a lo largo de nuestra historia.


Inventamos la televisión a color, las píldoras anticonceptivas, la nanotecnología para combatir el cáncer, el concreto traslúcido, el flotador de baño. Los dioses nos regalaron el cacao y nosotros lo regalamos al mundo.


A pesar de todo lo que sufrimos a diario como la corrupción, de líderes que no se preocupan por los ciudadanos y la falta de recursos para los mismos, siempre vemos cómo podemos resolver nuestros problemas con nuestros propios recursos. Somos más los que luchamos día a día por querer transformar mindsets para crear un verdadero cambio, desde el señor que tiene una tiendita con productos orgánicos locales, hasta las grandes empresas que realmente simpatizan y apoyan a la comunidad. Todos somos parte fundamental de ese cambio que tanto esperamos para que México despierte y se convierta en la potencia que realmente es.


El patriotismo no se trata solo de alentar a un equipo de fútbol o a un candidato político, poco tiene que ver la religión o la forma de pensar de los demás. Y mucho está relacionado con la educación que cada uno de nosotros hemos recibido a través del entorno familiar y social, logrando un desarrollo como buenos y correctos ciudadanos ante nuestra nación y nuestros compatriotas.


En nuestro país, el mes de septiembre se ha establecido como el mes patrio, gracias a las historia de independencia, sin embargo este sentimiento debe estar presente en cada día del año, sin esperar una celebración nacional para vivirlo. Esto se debe sentir y vivir día con día, con actividades y actitudes tan sencillas como conducirnos con rectitud ante la sociedad, respetar las leyes cívicas, educar a nuestro hijos para estudiar y aportar cosas positivas al país, vivir los valores que promovemos en familia, cuidar el medio ambiente, y sobre todo, reconocernos entre nosotros.


Por eso, en este mes patrio te invito a reflexionar.

¿Qué es lo que sientes por tu país? ¿Qué le aportas a tu país?

No Comments

Post A Comment